Pequeña antología poética de Antonio Pardal Rivas.

Archivo para septiembre, 2011

Siguiriyas sevillanas.


¡Cuando te veo pasar
cimbreando tus caderas
no hago más que cavilar
si yo tu marío fuera!

Cuando te miro, mujer,
cómo mueves la cintura,
maldigo a este mal querer
que me llena de amargura.

Cuando pasas a mi lao
y me miran tus ojazos
me quedo como alelao
y me parto en mil peazos.

Ay, sevillana bonita,
sueño contigo a toas horas
que tienes una carita
preciosa como ella sola.

¡No me hagas padecé
lo que por ti estoy sufriendo,
desde el día en que te encontré
de pena me estoy muriendo…!

Ay, trianera preciosa
con esa larga melena,
que empalidece a las rosas
junto a tu cara morena…

¡Pena de está ya casao…!
¡Y de no ser tu marío…!
¡Pena de estar embrujao
por tu rumbo y tu tronío…!

¡Ay Soleá de mis sueños!
¡Que mas quitao el sentío,
y al pensar que tienes dueño,
me voy a tirar al río!

En homenaje al gran olvidado: Manuel Machado

© Antonio Pardal Rivas

Abril de 2005.

Anuncios

Hortensia.


Dedicada a mi querida esposa, Victoria.

Quisiera ser acebo silvestre de la sierra
o adelfa engalanada de blanquísimas flores,
inmerso en las hortensias de tus dulces amores
libando las semillas que tu cuerpo soterra.

Quisiera ser la yedra que a su tronco se aferra
gozando la ternura de abrazos seductores
envueltos por los trinos de dulces ruiseñores
guardianes del fanal que tu belleza encierra.

Quisiera degustar la savia de tu boca
forjada en entresijos de amores compartidos
cubiertos por raíces de pasión construídos.

Quisiera nos tapase una invisible toca
que al amor que nos une protegiese del daño,
resguardándolo siempre del mal y del engaño.

© Antonio Pardal Rivas.

10-05-08

Torremolinos.


Los tristes avatares de la vida
robáronme cruelmente la pasión
que siempre se escondió en la trabazón
de mi alma en tu belleza derretida.

Con lágrimas de sangre en mi partida
sufrí por una injusta vejación,
dejándome partido el corazón,
llagado por artera y vil herida.

Hoy queda, -superada mi tristeza-,
la fe de aquel hermoso sentimiento
que alegre disfruté con tu belleza.

Nostalgia ya es tan sólo lo que siento
al ver, Torremolinos, tu grandeza,
que atisbo en mi forzado alejamiento.

© Antonio Pardal Rivas

31-03-07

Torroles.


Torroles de mi alma,
Torremolinos…
que cambiaste tu madre malacitana
por cadenas de sangre
que mataron la risa
de tu jarana.

Paraíso bendito
del sur de España.
De la Costa del Sol, rosa temprana.
Siento pena al mirarte
pisado por la bota
cruel y jayana.

¡Levántate, gran pueblo!
¡Lucha de nuevo!
¡Sacude de tu cuerpo esa tirana
zarpa que te aprisiona
cual tigre de papel
de alma inhumana!

Torroles de mi alma,
Torremolinos…
quisiera ver de nuevo la filigrana
de tus calles y playas,
alegres bajo el sol
de la mañana…

© Antonio Pardal Rivas

31-01-08

Muñeca.


Muñeca con carita
de porcelana,
¡Que pena que en ella escondas
tu alma jayana!

Mujer que vas por la vida
predicando
la hermosura del amor, al que tú vas
asesinando.

Te vistes de paloma,
triste escorpión,
y al que cae en tus redes, clavas
el aguijón.

Eres dulce por fuera
como el almíbar,
pero por dentro sabes
a amargo acíbar.

Presumes de bondad,
dulce y serena,
pero al que a ti se acerca, hieres
como una hiena.

Muñeca con carita
de hermosa flor,
no quiero ya ni verte… Vete…
Me das pavor…

© Antonio Pardal Rivas

Septiembre de 2005

Mi junco.


Él tuvo la gran suerte de encontrarla
en el trance crucial de su existencia.
Una fuerte tormenta iba a matarlo
arrancando su tronco sin conciencia.

Vendavales llegados de otros lares
destrozaban sus ramas poco a poco
socavando con saña al viejo árbol
dejando su follaje triste y roto.

Ella estaba cercana al viejo roble.
Bella vara de junco cimbreante,
que luchando valiente con astucia,
mostrábale al gran árbol su acicate.

El roble al ver cercana su derrota
aprendió a combatir con el aliento
del junco, que al doblarse era más fuerte,
y, sabio, decidió plegarse al viento.

Y ambas plantas danzaron enlazadas
el baile más hermoso de la tierra,
burlando las terribles andanadas,
sabiendo que el más duro es el que yerra.

La ventisca cansada de soplar
a otras tierras llevó su algarabía.
Las plantas que supiéronse ayudar
prosiguen engarzadas todavía:

el roble carcomido por los años,
y esa vara de junco tan bonita,
que lo cuida de nuevos desengaños
y llorosa lo ve que se marchita.

© Antonio Pardal Rivas

19-07-07

Lágrimas de mujer.


Me gustan de sus ojos la mirada.
El beso que en su boca sabe a miel.
Me embruja la tersura de su piel
y el blondo de su pelo en la almohada.

Me agrada la pasión inusitada
que muestra al abrazarme. Su joyel
es digno relicario de un vergel
que guarda su belleza delicada.

Mas no puedo aguantar en forma alguna
y sangro como un corte de cuchilla
al ver serpentear bajo la luna

su rostro de mujer buena y sencilla
surcado por reguera inoportuna
de lágrimas bañando su mejilla.

© Antonio Pardal Rivas

17-07-07

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: