Pequeña antología poética de Antonio Pardal Rivas.

Entradas etiquetadas como ‘dolor’

Nubes negras


 

Nubes negras se aproximan,
llenas de sangre y dolor,
anunciando una hecatombe
de lucha y odio feroz.

Suenan tambores de muerte
en los confines lejanos.
Timbales con atabales
nos anuncian ya al tirano,

con un sonido estridente,
mitad de odio y de guerra,
que pregona más matanzas
en esta sufrida tierra.

¿Donde te escondes, Amor?
¿Por qué nos dejas inertes
perdidos en la tiniebla?
¿Por qué no podemos verte?

¿Quién oculta el horizonte
de tu proverbial belleza?
¿Por qué nos abandonaste,
abocados a otra guerra?

Nubes malignas se ciernen
sobre el lar que nos legaron
los que en un tiempo nefasto
mutuamente se mataron.

Ya no hay pastor que apaciente
los rebaños en los valles,
pues los lobos con colmillos
transformaronse en guardianes.

Nubes maléficas cruzan
los campos de nuestra España…
y vemos aproximarse
sobre sus prados floridos,
a la Parca y su guadaña…

¡Ay, hombre, lobo del hombre!
¡Que sesenta años de paz
son muchos años perdidos…
y hay que volver a matar…!

© Antonio Pardal Rivas

Mayo-2006

Anuncios

¡Quien pudiera!


 

¡Quién pudiera…!

¡Quién pudiera humedecer con lágrimas la cara…!
¡Cómo envidio al que lava sus ojos con el llanto!
Yo no puedo…
Mi llanto es interior, seco, rastrero, criminal.

Mi llanto es especial.

Me destroza el corazón cuando me embarga.
Me hunde en recovecos abisales.
Me macera el alma con su fuerza,
produciéndome dolores infernales.

Mas los ojos permanecen inmutables,
y ni un rictus de dolor cambia mi cara.
¡Ojos secos, cual desiertos de arenales!
¡Mostrando impavidez falsa, engañosa!
¡Impasibles, cuando el daño me destroza!

¡Quién pudiera…!

Cuando aquellos que más quiero,
me laceran friamente
con acciones repugnantes y malvadas…

¡Quién pudiera…!

¡Quién pudiera humedecer con lágrimas la cara…!

© Antonio Pardal Rivas

Febrero, 2006

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: