Pequeña antología poética de Antonio Pardal Rivas.

Otoño.


El viento, furioso, sobre el campo silba.
Las hojas caducas desnudan al árbol.
Las olas del mar, inmensas y altivas,
horadan, con saña, los acantilados.

Las blancas gaviotas vuelven a tornarse
las únicas dueñas de las hueras playas,
y allá, en lontananza, puede divisarse
el plácido vuelo de una bella garza.

La bruma recubre los profundos valles
y abraza el entorno de las altas cimas,
cubriendo en su manto los bellos paisajes,
con tul de una niebla muy densa y albina.

¡Bién sé que la vida renueva sus ciclos
y trás el invierno volverán las flores,
con viejos aromas que embarguen los pechos
de cálidos besos y nuevos amores.

Pero para el alma que humilde camina
comienza en otoño su pesada cruz,
ya que para ella tan solo le quedan
los dulces recuerdos de la juventud.

¡Insólita pena que triste y callada,
socava la dicha pasada en verano,
en tardes alegres, cuando en la cañada
brillaban los rayos del sol soberano!

¡Acerbos recuerdos, tristes remembranzas,
de unos días pasados de luz y de flores!
¡Amarga nostalgia, ya sin esperanza,
de gozar de nuevo perdidos amores!

El alma, en su otoño, solloza afligida,
sintiendo acercarse el próximo tiempo,
en que al Ser Supremo devuelva la vida.
Al llegar el frío… En el crudo invierno…

© Antonio Pardal Rivas

Septiembre de 2005 .

Anuncios

Comentarios en: "Otoño." (4)

  1. Para los poetas, nada mejor que una poesía de la belleza y simpleza de Antonio Pardal Rivas,Este es un poema nostágico y triste, parece que está llegando al final del sendero
    Así es la vida , no la podemos modificar, yo tengo un poema escrito al respecto y es lo
    que pienso y quisiera que fuese así, es tan triste cuando se toma el último tren sin llegar
    al final del recorrido. Otros irán subiendo, talvez por eso debemos dejarles el asiento vacío y así se renueva la generación. Pienso mucho en eso, soy demasiado romántica si pudiera cambiar lo haría pero soy conciente, soy una más.

    • Amiga Mariel. Gracias por el comentario que has hecho a este poema de ocho cuartetos dodecasílabos, con rimas alternas y asonantes, que al final te han dejado la impresión de que está lleno de simpleza. Su composición no fué tan simple, te lo garantizo.

      Es el clásico poema de la persona anciana que ve ya cercana la muerte.

      Los cuatro primeros cuartetos son una sencilla descripción de la estación otoñal.

      Después, poco a poco, se va entrando en la narración de los sentimientos humanos al ir saliendo del otoño y entrando en el invierno de la vida. En él se encuentra el final y obviamente éste es triste.

      Es un tema algo manido, pero a las personas, cuando nos acercamos al final del viaje nos emociona ese contraste que sentimos entre los recuerdos de la juventud y el trance por el que hemos de pasar.

      Saludos, amiga

      Antonio Pardal Rivas

  2. isabel ruiz gazquez dijo:

    Siento lo mismo pero no se plasmarlo con ese romanticismo y delicadeza..

    Recuerdos . Isabel

  3. Isabel. Aunque no nos conocemos personalmente, yo sé que tú tienes unos sentimientos muy parecidos a los míos. Por eso te gusta lo que escribo y a mi me encantan tus cuadros. ¿Ya no pintas?.

    Por todo ello tus palabras son muy valoradas por mí, siempre que te leo.

    Un abrazo, amiga

    Antonio Pardal Rivas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: