Pequeña antología poética de Antonio Pardal Rivas.

Ojos de caramelo.


Hace ya cincuenta años
o algunos más, no recuerdo.
Sevilla estaba embrujada
por ojos de caramelo

verdes como los trigales
y azulados como el cielo.
Yo ya sabía la hora
en que a los dos podía verlos.

Esquina a Puerta Carmona
y San Esteban adentro,
pasaban por San Leandro,
San Ildefonso y al centro.

Y por aquellas plazuelas,
con mis libros de derecho,
encontraba a las hermanas,
que volvían del colegio.

Yo miraba despacito
la de los ojos más tiernos
con dulzura de vergeles
verdosos y un poco negros.

La pequeña, muy guasona,
se sonreía hacia dentro.
¿Que pensaría la niña
al presenciar los encuentros?

La mayor, lo más bonito
existente en tierra y cielo,
me miraba fijamente
y sonreía muy lento.

Iban ambas de uniforme
de las clarises, sospecho;
tenían un señorío
que sobrecogía al verlo.

Cuando pasaron los días
nos reíamos al vernos
y poco a poco charlamos
un poquito de querernos.

¡Ay, plaza de San Leandro,
ahora que me encuentro viejo
cuanto daría por verte,
ojitos de caramelo!

Perdóname, linda niña,
y que me perdone el cielo
por dejarte sola y triste
lastimando tus anhelos.

¡Que torpeza más inmensa!
¡Como lo siento y lamento!
¡Que cuando vi tu palacio
te vi viviendo en el cielo!

¡Y me vi tan poca cosa
que, ahora que palacio tengo,
lloro y maldigo mi sino,
niña de los ojos bellos!

© Antonio Pardal Rivas.

15-8-2011.

Anuncios

Comentarios en: "Ojos de caramelo." (6)

  1. Muy guapo y lindas chiquillas.

  2. Es obvio que estas jovencitas no son las protagonistas del romance. Las verdaderas protagonistas, si viven, andarán alrededor de los 70 años.

    Pero en la época a la que yo me refiero eran mucho más bonitas que las chicas que “animan” la poesía..

    Es una lástima que la vida solo se viva una vez…

  3. ¡Hermoso, Antonio! Sabes…tengo ojos color caramelo…pero ya no soy una chiquilla…Un cariño…Alba Fabra.

    • La belleza no depende de la edad. Más bien de la bondad.

      Me gustaría ver tus ojos de caramelo,pero….estamos tan lejos….

      Un abrazo

      Antonio Pardal Rivas

  4. los recuerdos llenan el recipiente del alma bella su poesía

    • Cuando se va llegando al final de la vida, los bellos recuerdos son unas veces como puñales que se te clavan en el alma y otras sirven de bálsamo dulcísimo para acompañar el trance.

      Saludos afectuosos, Flakita

      Antonio Pardal Rivas

Responder a fotomusica9174 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: