Pequeña antología poética de Antonio Pardal Rivas.

Archivo para 21 abril, 2011

Gemido


Niños jugando a los dados. Murillo.

Dedicado a mis hijos. Que Dios los bendiga.

¡Tiempo dichoso en que ciego creía
en la bondad y el amor de los hijos!
¡Tiempo feliz de ilusión y alegría
que rememoro en recuerdos prolijos!

¡Cuanta ilusión en mi alma sentía!
¡Cuanta ternura, inocente, entregaba!
¡Como cantaba, soñaba y reía,
mientras sus rostros queridos besaba!

Ahora mi vida es el triste despojo
de un mustio juego que ya ha terminado,
cruel, calumnioso, falaz y podrido.

Y pesaroso, sin ira, recojo
la soledad de este juego malvado
que me provoca un callado gemido.

© Antonio Pardal Rivas

Diciembre, 2005

Anuncios

Desamparo


Dedicado a los hijos que me han olvidado y abandonado en mi vejez. Que Dios los bendiga.

Confuso sufrimiento que te embarga
de triste soledad y desamparo
que impone el declinar de inmenso faro,
raíz de la negrura más amarga.

Si miras hacia atrás sientes la carga
del triste sentimiento de lo ignaro
de todo lo que diste. Y el reparo
de inútil andadura cruel y larga.

¡Inútil el camino pedregoso!
¡Inútil el amor que siempre diste!
¡Inútil la bondad de tu alma pura!

¿Por qué sientes terror a lo azaroso?
¿Por qué no hay recompensa a lo que hiciste,
quedándote al final tanta amargura…?

© Antonio Pardal Rivas

22-04-08

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: