Pequeña antología poética de Antonio Pardal Rivas.

Archivo para 10 enero, 2011

Tus manos


 

Manos que acarician tiernas
y que transmiten amor,
descubriendo la dulzura
que alberga tu corazón.

Manos que curan tristezas
y que me cubren de paz
al disfrutar sus caricias.
Manos llenas de bondad.

Manos que alivian las penas
que a veces siento en el pecho.
Con aroma de jazmines.
Con el frescor del helecho.

Son tus manos, mujer mía,
otro motivo de amarte
pués transmiten el cariño
que tú sola sabes darme.

Cuando tus dedos me rozan
siento una inmensa ternura,
pues tus manos son reflejo
de tu alma, límpia y pura…

No me canso de besar
tu aterciopelada palma
y la yema de tus dedos…
Es como besarte el alma…

Cuando acaricias mi cuerpo
como hacerlo tú bien sabes
siento que tus manos son
leves, como plumas de aves

Oh, mi tierna y dulce amada,
no me prives de tus manos
en mi hermoso atardecer…
Son como besos livianos…

© Antonio Pardal Rivas

Mayo-2004.

Y lloré


 

Y lloré de rabia…
Y lloré de pena…
Y mi cuerpo todo
convirtiose en fuente
de lágrimas llena.

Murió mi ilusión.
Se fue mi alegría
tan solo al pensar
que nunca de él
una flor tendría.

Y mis ojos viejos
de anciana sin luz
buscaron ansiosos
por valles y montes
un nardo andaluz.

Y lloro de rabia…
Y lloro de pena…
cuando he descubierto
que es irreversible
mi amarga condena…

© Antonio Pardal Rivas
11-08-08

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: