Pequeña antología poética de Antonio Pardal Rivas.

Veinte años



 

Ya llevamos juntos veinte Navidades,
y han ido pasando como en un suspiro.
Yo no soy un ángel, eso tú lo sabes.
Pero tal vez sea quien más te ha querido.

El tiempo que pasa, cambiándolo todo,
es inexorable y va dejando huella.
Tus hijos volaron y ya tienes nietos.
Mis padres, ya ancianos, agotan la cuenta.

Y el hijo que tanto nos ilusionó,
ya casi es un hombre que, en otro suspiro,
cambiará los juegos por un nuevo amor.

Pero ten seguro, mi querido esposo,
que aquella chiquilla que te quiso un día,
que te dió su alma y su juventud,

la tendrás por siempre a la vera tuya.
Porque sabes bien que soy tu otro yo.
Y el amor que siento tiene tanta fuerza
que sólo se irá con mi último adiós.

Victoria.

Dedicada a Antonio, mi amado esposo, en la Navidad de 2005.

 

Comentarios en: "Veinte años" (2)

  1. Este Rincón tan hermoso
    donde yo te conocí,
    lo llevo preso en el alma
    desde el día en que lo ví.

    Su sol me llenó de gozo,
    sus playas de dulce encanto.
    Aquí me sentí dichoso,
    y olvidé mi triste llanto.

    ¡Cuantos años han pasado,
    desde que encontré tu amor!
    ¡Cuanto cariño me has dado,
    hasta aliviar mi dolor!

    Aún me acuerdo de aquel día
    en que a tu tierra arribé,
    no he olvidado todavía
    lo triste que a ella llegué.

    Pero tuve la gran suerte
    cuando mas hundido estaba,
    de llegar a conocerte,
    mi caleña bienamada.

    Y entonces cambió para siempre mi vida,
    volví a recobrar la ilusión por vivir,
    pues fuiste curando paciente la herida
    que me hacía sufrir.

    Y entonces a gloria tañeron campanas,
    y abriendo los ojos descubrí otra vez,
    la dicha, la luz, la paz de mis canas,
    con tu amor, mujer.

    Vivímos felices mis años maduros,
    colmaste mi pecho de amor, vida mía,
    mi fiel compañera de los tiempos duros…
    mi tierna alegría…

    Por eso es que ahora, dichoso, bendigo
    tu amor, tu dulzura, tu luz y tu gloria,
    los años de cielo que viví contigo,
    mi amada Victoria…

    © Antonio Pardal Rivas

  2. Bonita poesia, preciosa respuesta.

    Un abrazo a los dos.

Responder a Fco Jose Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: